Qué hacemos (no utilizado)

No más Archivos Secretos

imagen foto_presentacion.jpg

Entre los desafíos que interpelan a Londres 38, ex centro de detención, tortura y exterminio, en el marco de los 40 años del golpe de estado cívico militar, se encuentra relevar la importancia del derecho al libre acceso a la información y a los archivos para la defensa de los derechos humanos, así como para los derechos civiles en general.

Sigue leyendo

Firma la petición diciendo NO MÁS ARCHIVOS SECRETOS!

Organizaciones que apoyan la campaña

  • Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos
  • Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi
  • Comité de Derechos Humanos Nido 20
  • Memorial Paine, un lugar para la Memoria
  • Fundacion 1367. Casa Memoria José Domingo Cañas
  • Comisión Ética Contra la Tortura
  • Archiveros Sin Fronteras Chile
  • Archivo y Centro de Documentación de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile
  • Colectivo Acción Directa
  • Proyecto de la Memoria Histórica
  • Corporación Mutualista Bautista Van Schouwen Vasey
  • Agrupacion de Familiares de Ejecutados Politicos
  • Central Unitaria de Trabajadores de Chile
  • Coordinadora de Ex Presos Políticos de Santiago
  • Comando Unitario de Organizaciones Nacionales de Ex Prisioneros Políticos y Familiares
  • Agrupación Nacional de Ex Presos Políticos de Chile
  • Comité de Patrimonio del Colegio de Arquitectos
  • Corporación 3 y 4 Álamos
  • Observadores de Derechos Humanos de la Casa Memoria José Domingo Cañas
  • Asociacion de Ex Presos Politicos Chilenos-Francia AEXPPCH France
  • Fundación Salvador Allende

Personas que apoyan la campaña

Sobre los archivos de comisiones Rettig y Valech

Desde 1990 el Estado de Chile y sus órganos son llamados a generar, legitimar y sistematizar información sobre los hechos ocurridos en el periodo de la dictadura cívico militar, generando información en materia de violaciones a los derechos humanos, concretizada en los siguientes informes:
  • Informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación (Información Rettig o CNVR) (1990)
  • Informe sobre calificación de víctimas de violaciones de derechos humanos y de la violencia política elaborado por la Corporación Nacional de Reparación y Reconciliación (CNRR) (1992)
  • Informe Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura.(Valech) (2003-2011)

Los informes finales de las comisiones y organismos son públicos, no obstante,  los antecedentes recopilados compuestos por  testimonios, declaraciones y otros documentos se encuentran bajo  reservas legales de acceso.

En los decretos de creación de las entidades antes mencionadas, se deja claramente manifiesta la reserva legal de los antecedentes recopilados, así como la identidad de quienes proporcionan información. En  los dos primeros casos (CNVR-CNRR) existe confidencialidad de la información, pudiendo acceder a ella sólo los tribunales de justicia.  No obstante, en el caso de la Comisión Valech, los antecedentes se mantendrán como reservados durante 50 años para todos los efectos, inclusive los legales.
 

TITULO IV   Del secreto

Artículo 15.- Son secretos los documentos, testimonios y antecedentes aportados por las víctimas ante la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura, creada por decreto supremo Nº 1.040, de 2003, del Ministerio del Interior, en el desarrollo de su cometido. En todo caso, este secreto no se extiende al informe elaborado por la Comisión sobre la base de dichos antecedentes.

El secreto establecido en el inciso anterior se mantendrá durante el plazo de 50 años, período en que los antecedentes sobre los que recae quedarán bajo la custodia del Ministerio del Interior.

Mientras rija el secreto previsto en este artículo, ninguna persona, grupo de personas, autoridad o magistratura tendrá acceso a lo señalado en el inciso primero de este artículo, sin perjuicio del derecho personal que asiste a los titulares de los documentos, informes, declaraciones y testimonios incluidos en ellos, para darlos a conocer o proporcionarlos a terceros por voluntad propia.

Los integrantes de la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura, así como las demás personas que participaron a cualquier título en el desarrollo de las labores que se les encomendaron, estarán obligados a mantener reserva respecto de los antecedentes y datos que conforme al inciso primero de este artículo tienen carácter secreto, durante todo el plazo establecido para aquel. Estas personas se entenderán comprendidas en el Nº 2 del artículo 201 del Código de Procedimiento Penal o del artículo 303 del Código Procesal Penal, según corresponda. La comunicación, divulgación o revelación de los antecedentes y datos amparados por el secreto establecido en el inciso primero, será sancionada con las penas señaladas en el artículo 247 del Código Penal.

Ley 19.992 de 2004, sobre la "Pensión de reparación y otros beneficios a las personas que indica", Título IV, artículo 15

Conocer la verdad sobre las violaciones a los derechos humanos, la identidad de sus autores, los hechos y las circunstancias es un derecho que debiera ser garantizado por el Estado, asegurando el libre acceso a la información.

La Ley Nº 20.285 sobre transparencia y acceso a la información pública, que entra en vigencia en abril del 2009, si bien reconoce a todas las personas el derecho de acceso a la información pública, en los hechos ha perpetuado la confidencialidad y el secreto impuesto por leyes aprobadas previamente a su entrada en vigor.

Por esta razón exigimos la apertura de los archivos que contienen información generada por el Estado de Chile relacionada  a las violaciones a los derechos humanos. Nuestros objetivos son  impedir la impunidad, alcanzar  verdad y justicia plenas, y  garantizar el libre acceso a la información que nos pertenece.

 

En abril de 2014, el juez que investiga a la ex Colonia Dignidad como asociación ilícita entregó al Instituto de Derechos Humanos una copia digitalizada del archivo incautado en 2005 en el predio alemán. Durante nueve años este conjunto de documentos -que abarca un periodo que va desde antes del golpe hasta 1992, cuando el primer gobierno civil post dictatorial quitó la personería jurídica al enclave-- permaneció bajo secreto judicial, sin que hasta ahora se conozcan las razones de tal medida que solo contribuyó a ocultar información sobre la forma de operar de la represión, limitó el conocimiento de más verdad sobre los crímenes y facilitó la persistencia de la impunidad.

¿Dónde están las piezas que faltan?

La campaña "No más archivos secretos" emprendida por Londres 38, espacio de memorias, busca fortalecer la lucha contra la impunidad exigiendo al gobierno, a los tribunales y al Congreso adoptar las medidas que permitan el acceso total y sin restricciones a los documentos. Ello permitirá conocer la magnitud de los delitos cometidos en Colonia Dignidad -y otros centros de represión y exterminio-, que incluyen crímenes de lesa humanidad, operaciones de chantaje, contrabando de armas, abuso sexual a niños y niñas, entre otros, para avanzar en la verdad y hacer justicia plena.

Terminar con el secretismo que cubre los documentos de la represión es un paso adelante para reducir la impunidad y avanzar hacia el fin del pacto de silencio que tienen los represores. Por ello Londres 38, espacio de memorias hace público este archivo creado en la ex Colonia Dignidad, también como una contribución al derecho y acceso a la información de la sociedad chilena que en su conjunto también fue víctima de la represión.

¿Quiénes elaboraron las fichas y con qué objetivos?

Se ha establecido judicialmente la estrecha vinculación de la ex Colonia Dignidad con agentes de la DINA (Dirección Nacional de Inteligencia), con los que actuaron en conjunto "en la comisión de delitos de lesa humanidad, ejecutados en contra de determinadas personas, por razones de índole político o ideológico"1. Para ello contaron además con una amplia red de apoyo externo. Esta complicidad se hace más evidente al observar que una cantidad considerable de fichas están relacionadas con la represión y vigilancia en las ciudades y campos más cercanas al predio alemán, como Chillán, Talca, Curicó, Los Ángeles y Concepción; no obstante que el archivo tiene un alcance nacional.

Uno de los instrumentos de esa colaboración criminal entre la Colonia Dignidad y la DINA fue el archivo que el colono alemán Gerd Seewald confeccionó por instrucciones de Paul Schäfer. En la sentencia del proceso por asociación ilícita que lleva el ministro Jorge Zepeda se establece que se trata de "un archivo de antecedentes, el que incluyó la búsqueda de información, el intento de intervención de los sistemas clasificados de comunicaciones de las fuerzas armadas, el registro de personas, determinadamente de detenidos y desaparecidos por razones políticas, algunos de los cuales fueron interrogados dentro de la ex Colonia Dignidad, asignándoles apodos a los informantes, estableciendo canales para entregar la información, con diferencias en el tipo de información que se entregaba, esto es, archivos y borradores, además de crear información sobre autoridades civiles, religiosas, ex militares, militares en servicio activo y actividades profesionales de éstos.

Aunque ese archivo contiene información anterior a 1973 se ha establecido también que parte de ella fue proporcionada por agentes de la DINA, entre ellos los coroneles (r) Pedro Espinoza y Fernando Gómez Segovia, así como por otros informantes. El periodo que concentra la mayor cantidad y profundidad de información va desde 1974 a 1978, durante el auge de la DINA.

Se trata, en definitiva, de un archivo de inteligencia formado durante años, con distintos tipos de fuentes, y como tal contiene errores e incluso información falsa (por ejemplo la Operación Colombo).

Piezas que faltan del rompecabezas

El archivo que Londres 38 publica completo corresponde a la totalidad de las fichas que Chilevisión entregó a organizaciones de derechos humanos, luego de emitir un programa dedicado al archivo de Colonia Dignidad. Ya antes, Londres 38 había publicado las fichas correspondientes a las 94 víctimas que pasaron por este centro de detención y exterminio.
Suponemos que este conjunto documental es idéntico a los archivos entregados por el ministro Jorge Zepeda al INDH, pero no es posible afirmarlo ya que ni este organismo ni el juez han informado sobre su contenido.

Este archivo contiene 45.608 fichas ordenadas alfabéticamente, entre las que hay personas detenidas desaparecidas, asesinadas, ex detenidos, miembros de las fuerzas armadas y policiales, autoridades políticas, artistas, y las más diversas personalidades públicas. Algunas de ellas pueden tener varias fichas.

Una primera revisión de estos documentos nos ha permitido establecer con total seguridad que estos son sólo una parte de un archivo mayor que, posiblemente, contiene más fichas pero, sobre todo, comprende otro tipo de documentos y archivos anexos o relacionados.

Esto queda en evidencia al constatar las numerosas referencias a fuentes de origen de la información. En algunos casos se trata de documentos o dichos de personas como, por ejemplo, el coronel (r) Pedro Espinoza identificado como "Schlosser", el coronel (r) Fernando Gómez Segovia conocido como "Haussman" o "Doctor Gusmir", y el ex agente de la DINA Miguel Becerra, apodado "Uno", quien fue asesinado por el organismo represor.

En otros casos se trata de documentos, a partir de los cuales fueron elaboradas las fichas pero que no forman parte del conjunto hecho público. Entre los que aparecen con mayor frecuencia se puede mencionar: "Informe Molli", "Organigrama", "Listado alfabético" al cual se agrega en ocasiones el año; correspondencia como la ficha de Mario Álvarez Ramírez, coronel de ejército, director general de logística en la cual se indica "Carta a Gassmann 17-2-81"; o información proveniente de embajadas, como esta que se trataría de datos enviados desde la embajada de Chile en Canadá, sin fecha, y proporcionada a Colonia Dignidad por Pedro Espinoza : "InfEmbCan s/f Schlosser".

También hay otras notas menos evidentes en su significado como "Cajón 21 A"; "FI N.o 99o2. FI N.o 7996. (Ficha de antecedentes personales 23-3-78)"; nombres o iniciales seguidas de fechas, por ejemplo: "Fuenzalida 30-10-78"; "(GS 25-11-74)".

Tampoco se encuentran en el archivo entregado importantes documentos que permitirían comprender mejor la información contenida en las fichas. Se trata de documentos de sistematización y análisis elaborados durante la investigación judicial, entre ellos el "Informe de la Jefatura de Inteligencia Policial"; el "Procedimiento de Investigación Criminalística" que informa acerca de la existencia de los "kárdex" y archivadores encontrados, o el "Informe de Carabineros de Chile", sobre el análisis de las carpetas inspeccionadas, por mencionar algunos. Reiteradas informaciones prensa, además, han indicado -con una fuente no identificada- la existencia de otros entierros de documentos, entre ellos las fichas del Hospital de la Colonia Dignidad, señalando con exactitud el lugar donde se encuentran.

Se trata de un rompecabezas con numerosas piezas perdidas, omitidas o que fueron deliberadamente ocultadas. Por ello, la justicia y el Estado deben tomar la iniciativa y destinar recursos en la búsqueda de estos archivos y con ello dar una señal clara de que importa profundizar en verdad y justicia sobre los crímenes de la dictadura cívico militar porque la omisión es también una forma de complicidad.

Las investigaciones policiales y judiciales sobre los documentos de la CNI

A la extensa red de vigilancia que queda de manifiesto en el archivo de 429 comunicaciones vía télex de la CNI, difundido en noviembre de 2014 por Londres 38, ahora se agregan documentos complementarios relacionados a las investigaciones policiales y judiciales iniciadas a partir del hallazgo de esta documentación en septiembre de 2005 en la ex sede del cuartel central de la CNI, donde ahora funciona el Museo de la Solidaridad Salvador Allende.

Aunque los documentos hallados están referidos a solo unos meses del año 1980, estos son suficientes para dar cuenta de la magnitud de las operaciones que realizaba el organismo de inteligencia de la dictadura, no solo por la [1] vigilancia de la población a través del control e infiltración de organizaciones sociales, sino también por los enormes recursos que gastaba en sus operaciones.

Eso es lo que está registrado en los papelografos en cartulina referidos a los presupuestos de la CNI, que a moneda de hoy contaba con recursos superiores a los 80 millones de dólares para operaciones. Entre estas hay varios cuadros en los que se menciona el "Proyecto C", desglosado en las "acciones" A, B y C, y en "cursos de acción". En esta documentación -que formó parte de los cuadernos investigativos del juez Hugo Dolmestch- también está el registro del organigrama de la CNI a inicios de los 80, y su dependencia del general Augusto Pinochet.

El acta de incautación del material indica una serie de elementos -algunos curiosos, como puzzles sin realizar y citas a comidas- y una libreta con los números de agentes de la CNI en la administración pública; pero el contenido de la libreta no se encuentra en los informes policiales ni judiciales. En su momento, el arquitecto Miguel Lawner, que dirigía las obras de reparación en el inmueble que ocupó la CNI, dijo que la libreta contenía una extensa lista de agentes, su ubicación en cada ministerio y sus respectivos teléfonos. Lawner no sabía, según dijo, si los nombres consignados en la libreta eran verdaderos o falsos, pero ahí estaban y ahora la libreta y la informacion que contenía ha desaparecido.

El hallazgo de un pasaporte diplomático a nombre de quien llegó a ser director de la Dirección Nacional de Inteligencia del Ejército (DINE), Eugenio Covarrubias Valenzuela, plantea una serie de interrogantes sobre sus usos. El documento y los sellos de salida e ingreso son auténticos, sin embargo la foto del documento no corresponde al titular. El peritaje policial indica que el pasaporte del entonces agregado militar en Colombia fue adulterado, removida la foto original y pegada la de otra persona. Lo que hace suponer que un pasaporte diplomático fue usado clandestinamente por la CNI; ahí está la evidencia.

Ver informe policial y judicial sobre hallazgo de documentos de la CNI

Desclasifican un Archivo de la CNI

Una extensa red de vigilancia a la ciudadanía, las organizaciones sociales y políticas, así como a quienes se oponían a la dictadura queda al descubierto al revisar el Archivo de la CNI que ha sido publicado hoy por Londres 38, espacio de memorias, y la Fundación Salvador Allende.

Se trata de 429 documentos de la Central Nacional de Informaciones (CNI), el organismo represor de la dictadura que reemplazó a la DINA, hallados en el 2005 cuando trabajadores realizaban labores de recuperación arquitectónica en la casona de República 475, donde la CNI tuvo su cuartel general y que hoy es ocupada por la Fundación Salvador Allende y el Museo de la Solidaridad Salvador Allende.

El hallazgo permite comprobar -como hemos insistido en el desarrollo de la campaña No Más Archivos Secretos- que aún existen y es posible recuperar archivos creados por la represión. La búsqueda de estos documentos es importante para conocer más verdad sobre los crímenes de la dictadura, así como avanzar en las causas judiciales que permitan castigar a los responsables de estos delitos.

La apertura de los archivos de la represión -tal como hicimos en junio pasado con las fichas de la Colonia Dignidad- es también el ejercicio del derecho de la ciudadanía a conocer la información que fue acumulada para la vigilancia de la sociedad chilena.

Por ello, junto con abrir este Archivo de la CNI manifestamos nuestra firme decisión de seguir buscando los documentos faltantes de este conjunto que, como se supo en su momento, fue incautado por la Policía de Investigaciones y luego entregado al juez Hugo Dolmetsch. Le corresponde al magistrado explicar cómo ha usado este archivo en sus investigaciones judiciales, así como definir la forma en que devolverá este archivo histórico para su conocimiento público.
Reiteramos el llamado al gobierno y a los organismos del Estado a que adopten medidas conducentes para alcanzar la verdad y la justicia a través de la desclasificación y apertura de los siguientes archivos:

Archivos de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación (Rettig) y de las dos Comisiones sobre Prisión Política y Tortura (Valech) que reúnen declaraciones de las propias víctimas y diversos documentos, a los cuales se les impuso arbitrariamente 50 años de secreto a pesar de ser información necesaria para esclarecer lo sucedido, hacer justicia y castigar a los culpables.

Archivos aun en poder de las fuerzas armadas, policiales y de inteligencia. Considerando el tiempo transcurrido y que estos organismos construyeron archivos y produjeron gran cantidad de información, demandamos al Estado su desclasificación y, en caso de haber sido destruidos, dar a conocer los elementos que lo acreditan.

A partir de este momento en el sitio web www.londres38.cl está disponible una parte de los Archivos de la CNI, así como los documentos de análisis general de sus contenidos y un índice archivístico para investigadores o quienes quieren conocer más en profundidad estos documentos.

No Más Archivos Secretos
Londres 38, espacio de memorias/ Fundación Salvador Allende
Santiago de Chile, noviembre de 2014

Ver documento completo

Descargar Archivo CNI

Archivos aun en poder de las fuerzas armadas, policiales y de inteligencia

En Chile, existe una normativa para que las instituciones públicas transfieran sus documentos al Archivo Nacional, una vez que éstos han cumplido los plazos de permanencia en sus oficinas o archivos de origen. Esta norma permite asegurar la conservación del patrimonio documental nacional, y ponerlo al servicio de la comunidad, garantizando el acceso a la información pública.

No obstante, según lo establece una ley dictada en 1989, las instituciones como el Ministerio de Defensa, de las Fuerzas Armadas, de Orden y seguridad Pública están eximidas de la obligación de transferir sus documentos, y están autorizadas, por una normativa interna, a eliminarlos con la sola autorización directa de una jefatura superior, sin ampararse en la normativa nacional.

Como ejemplo, basta revisar la circular interna que entrega instrucciones para la destrucción de documentos a Carabineros, disponible en el sitio web institucional.

Estas prácticas, que poco colaboran a la conservación del patrimonio documental (más aún cuando se vinculan con documentos relacionados con violaciones a los derechos humanos), se reafirman con la excepción para el acceso a la información que se aplica en virtud de la ley de transparencia a las solicitudes que, a criterio del receptor, "afecten la seguridad de la nación, particularmente si se refiere a la defensa nacional o la mantención del orden público o la seguridad pública".

Considerando el tiempo transcurrido y que estos organismos construyeron archivos y produjeron gran cantidad de información en el periodo de dictadura cívico militar, demandamos al Estado su desclasificación y, en caso de haber sido destruidos, dar a conocer los elementos que lo acreditan.

Algunas investigaciones que han sacado información a la luz, son las realizadas por la publicación Asociación Ilícita. Los archivos secretos de la dictadura, de Carlos Dorat Guerra y Mauricio Weibel Barahona, en Chile. Y a nivel internacional el trabajo realizado por el National Security Archive institución que archiva y publica documentos desclasificados por el Gobierno de los Estados Unidos relacionados con la política exterior de dicho país.

Documentos por encontrar

El terrorismo de estado utilizó el secreto como forma de garantizar la impunidad. Para mantener el secreto fue necesario ocultar las huellas de los crímenes, por esa razón la dictadura negó persistentemente la existencia de archivos sobre la represión, aunque existe abundante evidencia de que esos archivos existieron y que no fueron destruidos, al menos no en su totalidad.

Aunque durante los gobiernos civiles tampoco se investigó, sabemos que parte importante de esos archivos fueron conservados y se encuentran aún en poder de diversos organismos del estado. La experiencia de otros países como Argentina, Paraguay y Brasil demuestra que las dictaduras no destruyeron todo y que, en algunos casos, se conservaron archivos completos.

Entre los documentos a los que demandamos acceder están los que han sido mencionados por los agentes represores en sus declaraciones judiciales. Es lo que afirma en declaraciones judiciales Eugenio Fieldhouse, funcionario de investigaciones que, durante los años 1974 y 1977, quien cumplió labores en el archivo de la Dirección de Inteligencia Nacional en Londres 38 y luego en Villa Grimaldi, ex Cuartel Terranova, donde llevaba un registro de detenidos del mismo cuartel.

También, en una de sus declaraciones judiciales, el coronel (R) Marcelo Moren Brito --quien estuvo a cargo de dicho recinto--, afirmó que "todos los datos quedaban registrados en un microfilm (...). Toda agrupación tenía documentos mimeografiados o fichas, donde aparecían datos completos de los detenidos como la fecha, hora, motivo, quien lo acompañaba. Así se cumplía una orden de la Dina en el sentido de que había que exigir a todo jefe de grupo la ficha de detención o libertad".

El secreto de los documentos y antecedentes de comisiones de verdad en el Estado de Chile

Amicus Curiae sometido ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, para el Caso Omar Maldonado Vargas y Otros contra el Estado de Chile (Caso Nº 12.500 ante la CIDH).

Informe de la conservadora del archivo nacional respecto a la derogación de la ley n°18.771 a la comisión de DD.HH. y pueblos originarios de la cámara de diputados

Revisión histórica sobre la situación de los archivos en Chile, desde 1845 a 2015, que fundamenta el apoyo de parte del Archivo Nacional al proyecto de derogación de la ley n°18.771, que faculta a las Fuerzas Armadas y otros organismos públicos a la destrucción de sus archivos.

Historia legislativa del secreto de la Comisión Valech

El establecimiento del secreto de 50 años en los archivos de la comisión sobre prisión política y tortura.

imagen foto_portada.jpg

Infografía acceso a la información

Infografía sobre la importancia de los archivos, su situación en Chile y las limitaciones de acceso a la información. Elaborada colectivamente en marco de las actividades de conmemoración de los 40 años del golpe cívico militar.

imagen foto_portada.jpg

No Más Archivos Secretos/ Entrevista a la historiadora Verónica Valdivia

Verónica Valdivia es Licenciada en Historia y Arqueología con Magíster en ambas disciplinas por la Universidad de Santiago de Chile. Además, es Doctora en Ciencias Sociales con mención en Estudios Americanos y profesora de la Universidad Diego Portales. Sus áreas de interés apuntan a la historia política chilena del siglo XX, lo relacionado con las fuerzas armadas, la derecha política, los movimientos nacionalistas y el nacionalismo cultural dentro de los sectores populares.

imagen foto_portada.jpg

No Más Archivos Secretos/ Entrevista al cineasta Ignacio Agüero

Ignacio Agüero (Chile, 1952) tiene estudios de arquitectura y cine, ha dirigido organizaciones gremiales y ha sido profesor en la Universidad de Chile, pero su principal actividad es la de director y productor independiente de documentales. Sus obras más reconocidas son "No olvidar" (1984), "Como me da la gana" (1985), "Aquí se construye (2000)". "Cien niños esperando un tren" (1988).

imagen foto_portada.jpg

No Más Archivos Secretos/ Campaña de Londres 38, espacio de memorias

Video promocional de la campaña #NoMásArchivosSecretos, con entrevistas al cineasta Ignacio Agüero, el abogado Nelson Caucoto, la historiadora Verónica Valdivia, la presidenta de la FEUC Naschla Aburman y Melissa Sepúlveda, presidenta de la FECh.

imagen foto_portada.jpg

Demandan apertura de los archivos secretos de la represión

Video sobre la entrega de las primeras 1.500 firmas de adherentes a la campaña #NoMásArchivosSecretos. La demanda fue entregada a las autoridades de gobierno en el Palacio de La Moneda. A la actividad asisten organizaciones de derechos humanos y dirigentes estudiantiles.

imagen foto_portada.jpg

Chile: No Más Archivos Secretos

Londres 38, espacio de memorias, inicia una campaña por la apertura de los archivos que contienen información sobre la represión en Chile durante el periodo dictatorial. El video muestra la gráfica de la campaña.

imagen foto_portada.jpg

Diputado Boric pide fin al secreto de los archivos de la represión

Gabriel Boric, diputado independiente (Izquierda Autónoma), ex presidente de la FECh, desde la Cámara de Diputados ha solicitado modificar las leyes que mantienen bajo restricciones y secreto los archivos sobre la represión dictatorial. Adherente a la campaña #NoMásArchivosSecretos de Londres 38, espacio de memorias.

imagen foto_portada.jpg

Diputado Tucapel Jiménez demanda el fin del secreto de los archivos de la represión

Tucapel Jiménez, diputado PPD, hijo del sindicalista asesinado en dictadura Tucapel Jiménez Alfaro. Como integrante de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados es partidario de la apertura de los archivos que contienen información sobre la represión dictatorial. Adherente a la campaña #NoMásArchivosSecretos de Londres 38, espacio de memorias.

imagen foto_portada.jpg

Londres 38, espacio de memorias abre las fichas de la ex Colonia Dignidad

En una conferencia de prensa el viernes 11 de abril de 2014, Londres 38, espacio de memorias, anunció la apertura de las fichas de la ex Colonia Dignidad sobre los detenidos desaparecidos vinculados a este centro de represión.

imagen foto_portada.jpg

Foro Archivos Secretos versus Derecho a la Información

Video de la transmisión en vivo del Foro Archivos Secretos versus Derecho a la Información realizado en Londres 38, espacio de memorias, el 5 de agosto de 2014. El Estado mantiene archivos bajo secreto o fuertes restricciones de acceso. Éstos contienen información valiosa sobre la violación a los derechos humanos durante la dictadura. ¿Cómo abrir esos archivos?, ¿para qué sirve su recuperación para la ciudadanía?, ¿quiénes deben tener acceso a ellos?, ¿apertura total o acceso restringido?

imagen foto_portada.jpg

A 40 años del golpe de estado y de dos décadas de gobiernos civiles hay archivos que se mantienen en secreto

Afiche de la campaña que exige el derecho al libre acceso a la información en poder de los órganos de la administración del Estado, para alcanzar la verdad y la justicia.