Actividades

Londres 38 se reúne con el colectivo Historias Desobedientes Chile

La naciente organización agrupa a hijas, hijos y familiares de criminales de lesa humanidad que, independientemente de la relación de afecto y parentesco, han decidido desobedecer el “mandato de silencio” y romper con toda forma de complicidad.

Publicado el 22 de abril de 2019

El martes 2 de abril, Londres 38, espacio de memorias, se reunió con el colectivo Historias Desobedientes Chile (HD) para conversar sobre el surgimiento del grupo, las motivaciones y objetivos que se han planteado en un escenario marcado por la impunidad y el negacionismo.

La agrupación, que replica la experiencia argentina, busca reunir a aquellas hijas, hijos y familiares que por distintos motivos decidieron distanciarse de miembros de sus familias que en el pasado cometieron violaciones a los derechos humanos. Con posición política, les integrantes buscan denunciar y colaborar con información para hacer justicia en las causas que involucran a sus familiares, independiente del vínculo afectivo que exista o haya existido, precisan las y los "desobedientes".

Durante un extenso diálogo, los integrantes de Londres 38 pudieron conocer a partir de sus propias voces las historias de vida de Pepe Rovano y Vittoria È Natto. Por su parte, Verónica Estay, familiar de víctimas y victimarios de la dictadura, quien ha trabajado el tema desde la semiótica y la "posmemoria", propuso algunos conceptos teóricos para reflexionar sobre las complejidades que posee una organización de este tipo.

Un intercambio de preguntas y respuestas permitió ahondar en los objetivos de la colectividad, como lo es, por ejemplo, la difusión del proyecto para que más familiares que sienten el "germen de la desobediencia" pasen a formar parte de HD, reconociendo siempre que cada persona tiene sus propios procesos políticos y personales.

Sobre el encuentro, Verónica Estay, agradeció la posibilidad que entrega Londres 38 al "reconocer" a "este actor político en gestación". "Lo que más me conmovió fue la inmensa generosidad del equipo para acoger palabras venidas de esta posición que, podría pensarse, es propensa a generar reticencias, como es la de los hijos y familiares de los responsables de crímenes de lesa humanidad que hicieron de Londres 38 y de muchos otros lugares verdaderos emblemas del horror", enfatiza Verónica.

Por su parte, Gloria Elgueta, integrante de la mesa de trabajo de Londres 38 considera el surgimiento del colectivo como un "un gesto ético y político tremendo porque ellos y ellas se han atrevido a desobedecer lo que han denominado el "mandato de silencio" impuesto al interior de sus familias y, sobre todo, porque lo han hecho para no ser cómplices, para contribuir a hacer verdad y justicia, una tarea compartida en la que nos hemos encontrado. Por ello y porque el proceso vivido ha sido duro y doloroso, este gesto debe también ser apoyado y acogido".

Al finalizar el encuentro, ambas colectividades intercambiaron material relacionado con los proyectos e iniciativas levantadas por cada una, quedando manifiesta la intención de estrechar lazos y desarrollar un trabajo conjunto en materia de memoria y derechos humanos.

londres 38, historias desobedientes chile, criminales de lesa humanidad, casa, familiares, hijos, hijas
londres 38, historias desobedientes chile, criminales de lesa humanidad, casa, familiares, hijos, hijas