Noticias

Derrumbe en Londres 38

El derrumbe de uno de los muros del inmueble se produjo el pasado 15 de agosto, a raíz del deteriorado estado en que se encuentra este recinto, que presenta desde hace meses varias filtraciones en la techumbre.

Publicado el 25 de agosto de 2008
imagen resource_2.jpg

Producto del deteriorado estado en que se encuentra este recinto, el pasado 15 de agosto se produjo el derrumbe de uno de los muros de Londres 38. La construcción, de adobe revestido, presenta desde hace meses varias filtraciones en la techumbre, algunas de ellas de grandes dimensiones que son las que, al parecer, habrían producido el reblandecimiento de una muralla del sector posterior en el que se encuentra la escalera circular que todos los detenidos recuerdan como paso obligado cuando eran conducidos, con la vista vendada, a las salas del segundo piso donde eran sometidos a interrogatorios bajo intensas torturas.

Seis días después del derrumbe, el adobe mojado continuaba sobre la escalera y el piso. Como se aprecia en la foto, otras murallas acusaban el efecto devastador de las intensas lluvias caidas al interior del inmueble. Resulta preocupante que ninguna autoridad haya adoptado medidas previas de resguardo, a pesar de que la existencia de filtraciones en la deteriorada techumbre era evidente. Más preocupante aún es el hecho de que posteriormente tampoco se hayan adoptado medidas que permitan detener el progresivo deterioro que está experimentado este inmueble, uno de los pocos ex centros de detención que se mantenía intacto y que en el año 2005 fue declarado Monumento Nacional por el Consejo de Monumentos Nacionales, a solicitud del Colectivo Londres 38. Este hecho hace recordar con preocupación lo sucedido con otros recintos de detención que terminaron siendo destruidos.

Actualmente, la casa es propiedad del Estado y depende del Ministerio de Bienes Nacionales, y aunque se encuentra desocupada, es resguardada por guardias privados dia y noche.En agosto del año pasado el Estado recuperó el inmueble gracias a una permuta acordada con el Instituto O'Higginiano al que durante la dictadura, le fue transferida gratuitamente la propiedad de la casa. En esa ocasión se informó que este lugar sería la sede del futuro Instituto de Derechos Humanos aunque, según ha trascendido, esta decisión habría sido revertida.