Actividades

Avances Mesa de Trabajo

El pasado 25 de junio, la Mesa de Trabajo de Londres 38 puso término a la tarea encomendada: elaborar un anteproyecto para convertir este sitio histórico, declarado Monumento Nacional, en un espacio vivo de memoria.

Publicado el 30 de junio de 2009

Esta instancia se constituyó a solicitud de los colectivos relacionados con Londres 38 y, gracias a una decisión presidencial que la acogió. En esta Mesa también participaron el Ministerio de Bienes Nacionales, el Consejo de Monumentos Nacionales, la Asesora Presidencial en materia de derechos humanos y Flacso-Chile que apoyó a través de la Secretaría Ejecutiva. También contribuyeron a este trabajo los académicos Mario Garcés e Isabel Piper del Programa Domeyko de la Universidad de Chile y Leonardo Mellado del Museo Histórico Nacional.
En un gesto inédito, que se espera constituya el primer paso de una verdadera política pública de memoria, el gobierno ha asumido un doble compromiso: entregar el recinto en comodato a las agrupaciones, y apoyar la gestión de este espacio de memoria con financiamiento público. Por su parte, los colectivos se harán cargo de la administración del lugar y de la generación de iniciativas y actividades que contribuyan al rescate, elaboración y difusión de la memoria asociada al pasado reciente.
La decisión respecto del financiamiento estatal permanente se fundamenta en los deberes del Estado que, junto con promover, respetar y garantizar los derechos humanos, tiene el deber y la responsabilidad de garantizar el "derecho a la memoria" de los ciudadanos en una sociedad democrática. Se trata de un derecho civil y político cuyo ejercicio debe ser garantizado por el Estado. La política pública que lo haga posible no debe buscar instaurar una memoria, sino garantizar, proteger y estimular el ejercicio de ese derecho y la posibilidad de construirla, a través del debate político, social y cultural que debe poder efectuar la sociedad en el espacio público.
En el acto de entrega del documento elaborado por la Mesa de trabajo, María Luisa Sepúlveda, Asesora Presidencial en materia de derechos humanos, reafirmó el compromiso Presidencial en esta materia y el rol "facilitador" que debe asumir el gobierno y el estado, valorando, al mismo tiempo, el trabajo de la Mesa como "una nueva manera de trabajar el tema de la memoria (para el cual) el gobierno está disponible"
Como parte de ese proceso, los tres colectivos participantes se constituyeron como una nueva organización para todos los fines relacionados con la gestión y administración de Londres 38; manteniendo su autonomía para actuar en torno a los fines que les han dado origen. El resultado del trabajo ha puesto de manifiesto la capacidad de los colectivos de memoria y de derechos humanos, de constituirse en protagonistas activos de estos procesos así como de contribuir también a la elaboración de políticas participativas de memoria.

Ver Anteproyecto para Londres 38