Noticias

Presos mapuche finalizan huelga de hambre

"Ahora le toca al Estado" resolver las causas que dieron origen a la prolongada huelga de hambre que mantuvieron cuatro líderes mapuche encarcelados, dijo el arzobispo de Santiago Ricardo Ezzati, tras culminar el movimiento de los comuneros que duró 86 días.

Publicado el 10 de junio de 2011

Esa solución debe comenzar por modificar la ley antiterrorista, señaló el prelado, quien agregó que en la solución de la huelga de hambre no participaron instituciones estatales.
"Esta solución viene de los comuneros mapuches, sus familiares, la Iglesia católica, el Instituto de los Derechos Humanos y también del aporte del alto comisionado de Naciones Unidas: creo que de ahí vino el camino para superar la huelga", precisó Ezzati.

Héctor Llaitul, Ramón Llanquileo, Jonathan Huillical y José Huenuche levantaron la noche del jueves la huelga de hambre que mantuvieron desde el pasado 16 de marzo, exigiendo un juicio justo tras ser condenados en un proceso en el que se utilizaron procedimientos de la ley antiterrorista que coartaron su derecho a defensa. Las penas dictadas llegaban hasta los 25 años de cárcel.

imagen recurso_1.jpg

"Por la situación en que ellos se encontraban o se terminaba ahora con la huelga o se nos morían", dijo Natividad Llanquileo, portavoz de los comuneros y hermana de uno de ellos, quien además indicó que la ausencia de representantes del gobierno en el diálogo fue una decisión de los presos.

Un recurso para anular al juicio fue rechazado la semana pasada por la Corte Suprema, que, sin embargo, rebajó las penas a catorce años para Héctor Llaitul y los demás a ocho años de prisión.

Los comuneros habían decidido continuar la protesta, pero tras las gestiones de las instituciones mencionadas por el arzobispo Ezzati resolvieron deponer su actitud.

Tras el anuncio del fin de la huelga, el arzobispo de Conepción, Fernando Chomalí, dijo: "vamos a trabajar mancomunadamente en una instancia de diálogo, de reflexión y de acción para ir promoviendo de acuerdo a los estándares internacionales, y el propio querer del pueblo mapuche, todo aquello que los ayude en su dignidad".

Ezzati recordó que el presidente Sebastián Piñera se comprometió en su cuenta a la Nación, el pasado 21 de mayo, a estudiar una nueva ley antiterrorista "que proteja los derechos fundamentales de las personas".

El religioso advirtió además que entre los mapuches persiste un sentimiento de decepción, pues lo que ellos querían lograr era que se anulara el juicio en su contra y se realizara otro en el que no hubiera participación de "testigos sin rostro", que a juicio de los comuneros vulnera el debido proceso.

Los cuatro comuneros participaron el año pasado en otra huelga de hambre que involucró a más de una treintena de presos indígenas, la cual se extendió por 82 días.

La siguiente es la declaración emitida la noche del jueves por la que se anunció el fin de la huelga de hambre
Los firmantes de esta declaración, convocados por los presos políticos mapuche en huelga de hambre, sus lonko, machi y familiares, compartimos el interés por el respeto de todos los derechos del Pueblo Mapuche y asumimos el compromiso de su promoción y defensa. Por lo anterior declaramos:

  1. Que Chile se ha comprometido a través de diversos tratados internacionales a promover, respetar y garantizar los derechos políticos, territoriales, económicos, sociales, culturales y de acceso a la justicia, sin discriminación, tanto en el ámbito colectivo como individual, de los pueblos originarios. A lo cual están obligados todos los poderes del Estado chileno.
  2. Pese a lo anterior, se ha acrecentado el despojo territorial, la ausencia de derechos políticos y, principalmente, la militarización, criminalización y judicialización de sus legítimas demandas, cuya responsabilidad recae en todos los poderes del Estado chileno.
  3. Es de suma gravedad la estigmatización y discriminación que ha sufrido el Pueblo Mapuche, por medio de la aplicación de leyes de excepción, tal como la Ley Antiterrorista. Dicha ley ha sido condenada ampliamente por no ajustarse a los estándares internacionales de un debido proceso. Responsabilidad que, nuevamente, recae en todos los poderes del Estado, sin excepción, al no derogarla o reformularla, y otros por invocarla y aplicarla.
  4. En el contexto de las distintas huelgas de hambre de los presos políticos mapuche, como una expresión del problema de fondo, es que venimos a asumir un compromiso real y permanente para el cumplimiento de dichas obligaciones, a la cual esperamos se sumen otros actores. Asumimos este compromiso entendiendo que es un deber de todos hacer valer dichos derechos y denunciar toda vez que estos sean vulnerados, en forma activa y coordinada.
  5. Esta voluntad se expresara en una instancia de trabajo denominada Comisión por los Derechos del Pueblo Mapuche.
  6. Por tanto llamamos al Gobierno a abrirse a un diálogo permanente y transparente con el fin de avanzar en el respecto y garantía de los derechos de los pueblos indígenas, en particular a reformar la Ley Antiterrorista para, tal como los señaló el Presidente de la República en su cuenta pública ante el Congreso Pleno, para adecuarla a los estándares internacionales de derechos humanos.
  7. Ante este compromiso es que nuestros hermanos mapuche han decidido levantar su huelga de hambre.
  8. Instamos a toda la sociedad a adherir a esta declaración y a trabajar por la paz, fruto de la justicia.

Monseñor Fernando Chomalí, Arzobispo de Concepción

Lorena Fríes, Directora Instituto Nacional de Derechos Humanos

Amerigo Incalcaterra, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Monseñor Pedro Ossandon, Obispo Auxiliar de Concepción

Padre José Fernando Díaz, Comisión Nacional de la Pastoral Indígena Zona Sur

Natividad LLanquileo Pilquimán, Vocera

Millaray Garrido Paillalef , Vocera

Pamela Pessoa Matus, Familiar