Actividades

Investigación Histórica de Londres 38 expone sus avances

El equipo de Investigación Histórica de Londres 38, espacio de memorias, expuso los avances de sus trabajos, primero en un conversatorio, y luego en un taller interno. La primera instancia de encuentro buscó abrir una conversación sobre las luchas libradas por los movimientos sociales durante el gobierno de Salvador Allende, las resistencias al golpe de Estado y la reorganización y resistencia de las formaciones políticas de izquierda ante la instalación de la dictadura y sus proyectos económicos, políticos e institucionales.

Publicado el 08 de agosto de 2011

Durante la última semana de julio, el equipo de Investigación Histórica de Londres 38, espacio de memorias, expuso los avances de sus trabajos. Esto se materializó, primero en un conversatorio realizado el jueves 28 de julio, y luego en un taller interno el pasado sábado 30 del mismo mes.

imagen recurso_1.jpg

En el conversatorio, el primero de un ciclo convocado bajo el título "La movilización popular y el terror de los poderosos", expusieron el economista Raimundo Elgueta (ex militante del MIR y sobreviviente de la represión) y el historiador José Calderón, ante más de medio centenar de personas. El encuentro buscó abrir una conversación sobre las luchas libradas por los movimientos sociales durante el gobierno de Salvador Allende, las resistencias al golpe de Estado y la reorganización y resistencia de las formaciones políticas de izquierda ante la instalación de la dictadura y sus proyectos económicos, políticos e institucionales.

Calderón, que expuso los ejes principales de su tesis de grado, sostuvo que "las vanguardias" en América Latina durante la década de los 70 sucumbieron en los centros de exterminio de la represión. A partir de esa premisa, explicó que la resistencia a la dictadura militar en Chile, y principalmente aquella vinculada al MIR, corrió la misma suerte.

Para el historiador las causas de la derrota estuvieron en la sobrevaloración de la fuerza propia y la del movimiento popular, lo que derivó en una táctica errada para hacer frente al periodo adverso que comenzaba, así como además hubo una subvaloración de las capacidades de las Fuerzas Armadas para imponer el régimen de facto y de conseguir una rápida desarticulación de la resistencia y del MIR.

A su vez, Raimundo Elgueta expuso una periodización de la actividad represiva del régimen militar, así como las respuestas que fue generando lo que calificó como "la más extensa red de resistencia organizada en Chile", que por entonces lideraba el MIR. Según Elgueta, el primer periodo represivo es el que comienza el mismo 11 de septiembre de 1973 que tuvo un carácter masivo y que duró corto tiempo, hasta el término del recorrido de la llamada "caravana de la muerte", que por encargo de Pinochet encabezó el general Arellano Stark. En ese corto periodo, más de un centenar de militantes del MIR fue ejecutado, principalmente en las regiones del sur. En paralelo, la red en Santiago pudo rearticularse con relativa rapidez, pese a la caída y desaparición de Bautista van Schowen y
Patricio Munita, en diciembre de 1973.

Al mismo tiempo que terminaba su recorrido la comitiva militar de Arellano Stark, el entonces coronel Manuel Contreras comenzaba la organización y entrenamiento de quienes meses más tarde conformarían la llamada "Comisión DINA".

De acuerdo a Elgueta, la campaña represiva contra el MIR, centrada principalmente en Santiago, Valparaíso y Concepción, partió en mayo de 1974 y culminó en febrero de 1975, con más de dos centenares de miristas ejecutados o desaparecidos.

Taller

En el marco de los proyectos en desarrollo de Londres 38, espacio de memorias, el equipo de Investigación Histórica liderado por el sociólogo Miguel Urrutia, expuso sus avances en un taller que trabajó durante una jornada del sábado 30 de julio.
Cuatro investigadores pasaron revista a sus sistematizaciones derivadas de un trabajo previo de recopilación bibliográfica. Las exposiciones abordaron la caracterización de la dictadura militar, sus fuerzas de apoyo, así como sus proyectos globales; la resistencia de los movimientos sociales y de la izquierda; y la organización y desarrollo de los movimientos de defensa de los derechos humanos.