Noticias

Recuerdan inmolación de Sebastián Acevedo

Con una caminata desde el frontis de la Casa Central de la Universidad de Chile hacia el ex centro de represión de represión y exterminio Londres 38, activistas de derechos humanos recuerdan la inmolación de Sebastián Acevedo Becerra, ocurrida el 11 de noviembre de 1983.

Publicado el 11 de noviembre de 2011
imagen recurso_1.jpg

Dos días antes de que Sebastián Acevedo decidiera prenderse fuego en la Plaza de Concepción, sus hijos Galo y María Candelaria habían sido secuestrados por agentes de la Central Nacional de Informaciones (CNI). El minero del carbón recorrió cuarteles policiales y pidió ayuda a diversos organismos para conocer el paradero de sus hijos, pero al no tener noticias de ellos decidió rociarse con combustible en la céntrica plaza de la ciudad y cuando un carabinero intentó reducirlo, Acevedo se prendió fuego.

El Informe Rettig indica "que si bien Sebastián Acevedo murió a consecuencias de hechos provocados por su propia mano, y no cabe en rigor calificar su muerte de una violación de derechos humanos, es víctima de la violencia política, porque tomó la determinación que le costó la vida en un gesto extremo por salvar a sus hijos de consecuencias inciertas, pero que bien se podía temer fueran muy graves, o como modo desesperado de protestar por la situación que lo afligía como padre".

imagen recurso_2.jpg

Su acción contra la tortura que sufrían sus hijos inspiró a activistas y defensores de los derechos humanos, principalmente de comunidades cristianas de base, que fundaron el Movimiento Contra la Tortura Sebastián Acevedo, que desde entonces y hasta el término de la dictadura denunció los atropellos y crímenes de los órganos represivos así como señaló los lugares que eran usados por los servicios de inteligencia para mantener a los secuestrados.

Ver video sobre el Movimiento Contra la Tortura Sebastián Acevedo

Ver fotografías

Texto no definido
Texto no definido