Actividades

Con foro y muestra de fotos conmemoran el Día del Joven Combatiente

Con la asistencia de casi un centenar de personas Londres 38, espacio de memorias, realizó una actividad conmemorativa del "Día del Joven Combatiente" que incluyó la inauguración de una muestra fotográfica creada colectivamente por más de 130 personas, y la realización de foro debate sobre "¿A dónde apuntan las luchas y movimientos sociales de hoy?" en la que participaron Natividad Llanquileo, Francisco Figueroa, Danae Díaz y Giorgio Jackson.

Publicado el 02 de abril de 2012
imagen recurso_1.png

La exposición de fotos -que incluye una selección de 20 imágenes escogidas por un jurado de entre más de 350 que fueron recibidas- fue inaugurada por la integrante del directorio de Londres 38, espacio de memorias, quien explicó que esta iniciativa colectiva fue organizada por la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH), la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC), el centro de alumnos del Instituto Nacional, estudiantes organizadas del Liceo 1 y el sitio de memorias.

Las organizaciones hicieron una convocatoria a las personas que han participado en las movilizaciones del último año a enviar sus fotografías captadas en las calles, con foco en las complicidades y desigualdades que antes, durante y después de la dictadura han operado para negar y frustrar los derechos del pueblo, como el de una educación pública, gratuita y de calidad./p>

Más de 130 personas, desde distintos puntos de Chile, enviaron más de 350 registros callejeros, aportando así a una muestra que recoge parte de las memorias de estas luchas recientes. (ver galería de fotos). A los autores de las fotografías se les entregó un reconocimiento y próximamente una reproducción impresa de la imagen. La muestra, en tanto, está desde ya disponible para las organizaciones sociales que, en coordinación con Londres38 espacio de memorias, deseen instalarlas en sus locales o comunas.

¿Hacia dónde apuntan?

Con dos salas repletas de asistentes y la transmisión en directo vía "twittcam", la primera intervención correspondió a Natividad Llanquileo, ex vocera de los presos políticos mapuche que estuvieron en huelga de hambre el año pasado, quien describió la militarización creciente de la zona de la Araucanía y la represión sistemática que vive el pueblo mapuche movilizado en la recuperación de sus tierras. Llanquileo fustigó a los gobiernos postdictatoriales por la ausencia de políticas públicas que resuelvan las reivindicaciones indígenas, así como la responsabilidad que han tenido en los asesinatos de jóvenes comuneros y dirigentes como Álex Lemún y Matías Catrileo.

imagen recurso_2.png

Natividad Llanquileo también enfatizó la persistente discriminación que sufre la población mapuche en los campos del sur y en las grandes ciudades a las que son obligados a emigrar por la pérdida de sus tierras, al tiempo que describió los efectos que ello produce en su cultura.

Francisco Figueroa, ex vicepresidente de la FECH y dirigente de la Confech 2011, en tanto, junto con hacer un balance de las movilizaciones estudiantiles del año pasado, sus logros en cuanto a la masividad y adhesión conseguida en la sociedad, destacó que para seguir sumando fuerzas para realizar cambios profundos es necesario ampliar las convocatorias y generar mayorías que cuestionen el modelo político y económico.

Para Figueroa, integrante de Izquierda Autónoma, las luchas actuales son una continuidad de la historia del movimiento popular chileno, en la que inscribe el triunfo de Salvador Allende, así también como la derrota de esa "enorme movilización y democratización de la sociedad en los años 70". La historia de las luchas populares, dijo Figueroa, es de avances y derrotas, de momentos complicados para la suma de fuerzas, como ocurrió en la década de los 90, cuando desde los poderes muchos anunciaron "el fin de la historia" y el inevitable triunfo de las ideas neoliberales. "El Chino Ríos es la mejor expresión de los 90, con su no estoy ni ahí", recalcó. "Eso terminó en Chile con las movilizaciones del año pasado", dijo Figueroa, pero alertó que es recién el comienzo, que queda un largo camino de construcción de unidad y fuerzas para cambiar el modelo político y económico.

A su vez Danae Díaz, ex vocera de la asamblea de alumnas del Liceo Carmela Carvajal, enfatizó que el horizonte de las movilizaciones estudiantiles en alianza con otros sectores sociales es generar un "poder constituyente popular" que permita profundizar la democracia y hacer frente a las desigualdades sociales.
La joven estudiante, a quien le cancelaron este año la matrícula en el liceo de Providencia, destacó que la mejor herramienta para enfrentar al poder político y económico es la desobediencia civil, que incluye la autodefensa de los movimientos sociales.
Enfatizó que los movimientos sociales necesariamente deben politizar sus demandas y luchas, alcanzar mayores niveles de unidad y sumar fuerzas para imponer la convocatoria a una asamblea constituyente, con preponderancia del mundo popular.

imagen recurso_3.png

El ex presidente de la FEUC-2011 y ex dirigente de la Confech, Giorgio Jackson, puso énfasis en el balance de las movilizaciones del año pasado y destacó las debilidades que quedaron en evidencia, entre ellas las dificultades de la unidad, la relación del movimiento con el poder político, el proceso de adhesión ciudadana y la pérdida de apoyo, así como la "ritualización" de las herramientas de lucha, como las marchas. Para el estudiante de ingeniería de la UC el principal desafío es cómo el movimiento consigue cambios políticos a partir de nuevas prácticas y referentes que hagan viables los cambios. "Hay que preguntarse si las demandas de hoy están suficientemente politizadas", dijo.


"Es una gran oportunidad que la ciudadanía esté ejerciendo la desobediencia civil", pero manifestó su incertidumbre sobre la posibilidad de que las demandas se "gremialicen" y al final sólo "se vaya mejorando el capitalismo". Hay vastos sectores, dijo, que sólo buscan mejorar circunstancialmente sus condiciones de vida, por eso hay que preguntarse, dijo "qué tan politizada está la ciudadanía". Las personas se movilizan, pero por qué se movilizan", hay que preguntarse.

 

Los que están en el poder no quieren dejar la democracia representativa y la pregunta es cómo se cambia esa democracia, cuestionó Jackson, al destacar que a los movimientos sociales les cuesta organizarse y ponerse de acuerdo.

Cómo alcanzar el poder político, si es que hay interés en eso, pasa por nuevos proyectos así como generar nuevas organizaciones que quieran disputar esos espacios.

Ver foro completo