Noticias

Buscar personas

Sentencian a ex agentes DINA por desaparición forzada de Alfonso Chanfreau

La justicia condenó a cinco ex agentes de la dictadura militar por la desaparición forzada del joven Alfonso Chanfreau, ocurrida en 1974 desde Londres 38, un recinto de represión y exterminio de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) que funcionó en pleno centro de Santiago.

Publicado el 24 de mayo de 2013
Alfonso Chanfreau

Alfonso Chanfreau

El juez de la Corte de Apelaciones de Santiago, Jorge Zepeda, condenó a diez años de prisión a cuatro ex altos cargos de la DINA, como autores del secuestro calificado (desaparición forzada) de Chanfreau.

Entre ellos están el antiguo jefe de la DINA, Manuel Contreras, además de Marcelo Morén Brito, Miguel Krassnoff y Ricardo Lawrence. Al menos los tres primeros están ya en prisión cumpliendo otras condenas por violaciones a los derechos humanos.

En esta sentencia de primera instancia, también se condenó al ex cabo del Ejército Basclay Zapata Reyes a 3 años y un día de presidio por su responsabilidad como cómplice, mientras que el ex mayor del Ejército Gerardo Urrich fue absuelto por falta de participación.

Alfonso Chanfreau, 23 años de edad, que además tenía nacionalidad francesa, estudiante de filosofía de la Universidad de Chile y dirigente del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), fue detenido por agentes de la DINA en su domicilio, en Santiago, y trasladado al recinto de detención y torturas de Londres 38.

Allí fue sometido a torturas hasta que, a finales de julio de 1974, fue sacado del lugar junto a otros siete prisioneros. Antes se le permitió despedirse de su cónyuge, Erika Hennings Cepeda, que también estaba recluida en el lugar.

En un primer juicio, celebrado en 1990 y dirimido por una corte militar, se había aplicado la amnistía.

El de Chanfreau fue además uno de los cuatro casos que se investigaron en Francia y que terminaron con un juicio que en 2010 condenó en ausencia a trece militares chilenos y un argentino por el secuestro, las torturas y la desaparición de cuatro ciudadanos galos.

Entre los sentenciados estaban cuatro de los cinco condenados por la justicia chilena, con la excepción de Ricardo Lawrence.