Noticias

Desaforado diputado Rosauro Martínez será enjuiciado por crímenes en Neltume

Tras décadas de impunidad hoy se abren posibilidades de hacer justicia respecto de estos crímenes. En entrevista, la abogada querellante Magdalena Garcés afirma que "las pruebas son abrumadoras".

Publicado el 16 de junio de 2014

Rosauro Martínez, ex capitán de Ejército y jefe del comando que lideró la "Operación Machete".

Rosauro Martínez, ex capitán de Ejército y jefe del comando que lideró la "Operación Machete".

Luego de casi tres horas de alegatos ante la Corte Suprema, el alto tribunal confirmó el pasado viernes 13 de junio el desafuero del diputado de Renovación Nacional y ex oficial del Ejército, Rosauro Martínez, que ya había sido aprobado por la corte de apelaciones de Valdivia por las pruebas que involucran al también ex agente de la CNI en los crímenes cometidos en Neltume en septiembre de 1981. Con esta resolución, el ex capitán que comandó las operaciones contrainsurgentes en las montañas del sur y está acusado de los asesinatos de tres militantes del MIR, podrá ser llevado a juicio.

"Es posible concluir la concurrencia de fundadas sospechas de la participación de don Rosauro Martínez Labbé como autor del delito de homicidio calificado de Patricio Alejandro Calfuquir Henríquez, Próspero del Carmen Guzmán Soto y José Eugenio Monsalve Sandoval", dice el fallo que le arrebata a Martínez el fuero parlamentario y lo deja en condiciones de ser llevado a juicio por los crímenes.

Martínez ha reconocido su calidad de comandante de la Compañía de Comandos, dependiente de la Cuarta División del Ejército, así como su participación en la denominada "Operación Machete", un operativo que involucró a miles de efectivos militares durante más cinco meses y que culminó con los asesinatos de once integrantes del destacamento guerrillero mirista.

María Elena Calfuquir, hermana de una de las víctimas, dijo que "como familiares estamos muy contentos y esperanzados de que se pueda acceder a la justicia" y agregó que con esto "se da un paso para que él (Martínez) declare y responda sobre sus responsabilidades en el caso".

De izquierda a derecha. Patricio Calfuquir, Próspero Guzmán y José Monsalve

De izquierda a derecha. Patricio Calfuquir, Próspero Guzmán y José Monsalve

El abogado defensor del ex militar, Fernando Saenger, sostuvo que Martínez "era uno entre muchos otros" de los que participaron en la represión y añadió que los hechos se produjeron en el marco de un "enfrentamiento armado". Su línea de defensa argumentó además la prescripción de los "eventuales delitos", lo que -dijo- no califican como delitos de lesa humanidad, ya que en esa "época ya no había torturas ni secuestros permanentes".

La réplica a los argumentos del abogado defensor del ex militar vino de la abogada querellante Magdalena Garcés, quien indicó que el objetivo del Ejército en Neltume "fue aniquilar al pequeño grupo de guerrilleros, que además estaban en condiciones de desnutrición y sin armamento. Los militares, añadió, "hicieron un uso desproporcionado de la fuerza". El capitán Martínez -dijo la abogada- estaba al mando de los comandos que cometieron los asesinatos, por tanto su responsabilidad es directa.

Por la parte querellante también alegaron los abogados Álvaro Silva, Boris Paredes y David Osorio.

"Las pruebas que inculpan a Martínez son abrumadoras"

¿Qué lugar ocupaba Martínez en la operación militar destinada a reprimir al destacamento guerrillero de Neltume, bajo las órdenes de quién?

Rosauro Martínez Labbé era Capitán de Ejército, Comandante del Destacamento de Tropas Especiales, Compañía de Comandos N° 8, con asiento en Valdivia. Sus superiores eran Richard Quaas Bornscheuer, Teniente Coronel, Comandante del Regimiento Cazadores de Valdivia; Richard Neeb Gevert, Coronel, Jefe del Estado Mayor de la IV División de Ejército, Richard Quaas Bornscheuer, Teniente Coronel Cmdte. Regimiento Cazadores; Richard Neeb Gevert, Coronel, Jefe Estado Mayor IV D.E. con asiento en Valdivia y Rolando Figueroa Quezada, Brigadier General, Comandante en Jefe IV D.E. Figueroa Quezada se suicidio poco tiempo después que se iniciara la investigación penal en Valdivia.

Podría ser juzgado por tres crímenes, ¿no hay antecedentes de su participación en los otros ocho asesinados en la operación?

Sí, hay antecedentes en los otros crímenes, salvo, por ahora, en los casos de Paine (Miguel Cabrera Fernández, jefe del Destacamento guerrillero del MIR), que muere tras intentar enfrentar a carabineros de Choshuenco) y Juan Angel Ojeda Aguayo, "Pequeco", quien es asesinado cuando Martínez Labbe estaba fuera de la zona. Para el resto de los casos, hay que entender que Martínez Labbe era quien estaba, en terreno, a cargo de las tropas regulares en la zona, que actuaban como un ejército de ocupación. Si bien la CNI tiene un rol fundamental en la tortura brutal a la que fueron sometidos los dos militantes detenidos en Malalhue, René Bravo Aguilera y Julio César Riffo Figueroa, que incluso fueron traídos a Santiago para ser torturados, quienes dirigen las operaciones en la montaña son tropas de Ejército, a quienes la CNI prestan colaboración. Bravo y Riffo son asesinados tras los hechos de Remeco, cuando suponemos los militares pensaron que ya no serían de utilidad, porque estaban casi todos los guerrilleros muertos. Hay antecedentes de que Bravo y Riffo fueron custodiados en Liquiñe por militares de la tropa de Martínez Labbé. La estrategia de la parte querellante fue solicitar el desafuero en los casos de Remeco Alto, porque los antecedentes que inculpan a Martínez son abrumadores. La idea es luego solicitar el desafuero por los otros casos.

Abogada querellante Magdalena Garcés

Abogada querellante Magdalena Garcés

¿Cuáles son las perspectivas si es enjuiciado y condenado? ¿Qué penas podría recibir, cuántos ex represores podrían ser juzgados?

Creemos que puede ser condenado, y las penas dependerán de los casos en que se acredite su participación y en qué calidad, si como autor, cómplice o encubridor.

Rosauro Martínez arriesga penas altísimas, ya que el homicidio calificado está sancionado con presidio mayor en su grado medio, parte de 10 años, a perpetua. Y en este caso hay que considerar que son varios crímenes de los que se les acusa. En los hechos de Neltume participaron una enorme cantidad de efectivos de Ejército, Carabineros, CNI, etc. No tenemos una cifra exacta, algunos testimonios de soldados hablan de hasta 3000 efectivos. No necesariamente hay 3000 responsables, obviamente, pero lo importante para nosotros como querellantes es que no terminemos con tres condenados como suele ocurrir en algunas causas de derechos humanos sino con la condena de quienes tuvieron participación directa y en la estructura de mando en los crímenes.