Actividades

Londres 38 presenta denuncia contra el Estado de Chile por vulnerar la libertad de expresión

Ante el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Londres 38 espacio de memorias presentó una denuncia contra el Estado de Chile por la violación del Derecho a la Libertad de Expresión, como resultado de la acción de la fuerza policial contra una intervención político-cultural en los puentes del río Mapocho en Santiago de Chile.

Publicado el 07 de abril de 2015
imagen foto_portada.jpg

En efecto, los días 7 y 8 de septiembre de 2013, cuando se conmemoraban los 40 años del golpe cívico militar que derrocó al presidente Salvador Allende, Londres 38 espacio de memorias en conjunto con varias organizaciones sociales instalaron en los puentes del río Mapocho gigantografíasalusivas a la fecha, así como catorce lienzos con demandas de verdad y justicia y fin a la impunidad, principalmente para los casos de detenidos desaparecidos.

En la producción e instalación de las telas participaron artistas locales como los colectivos Agotok, Doce Brillos, Brigada Negotrópica, Pasto Loco y voluntarios vinculados a Londres 38, espacio de memorias. La madrugada del 8 de septiembre, sin embargo, unidades motorizadas de Fuerzas Especiales de Carabineros descolgaron los lienzos, destruyeron algunos de ellos y otros los lanzaron al rio, sin mediar razones o explicaciones, pese a que en el momento de la instalación de las obras fueron mostrados a la policía los permisos otorgados por los municipios de Santiago y Providencia.

Acción simbólica de violencia

Para Londres 38, la acción de Carabineros no se redujo únicamente a quitar los lienzos por razones de orden público o por considerarlos un riesgo de material incendiario (como argumentaron en algunas de las solicitudes de transparencia realizadas) sino que habría sido en respuesta a los contenidos de la intervención, que hacían una interpelación a la sociedad en su conjunto, pero en algunos de ellos especialmente a las instituciones que tuvieron responsabilidad en las violaciones a los derechos humanos durante la dictadura, y también en el presente. De esta manera, el hecho de que Carabineros retirara y arrojara los lienzos al río es también una acción simbólica, una demostración de que tienen atribuciones para decidir qué puede decirse o no en el espacio público, y que pueden censurar aquellos contenidos que consideran un riesgo para el orden. Además de lo anterior, las imágenes de carabineros dejando caer lienzos al río Mapocho resultan profundamente violentas para quienes tienen en la memoria cómo hace más de 40 años, se arrojaban cuerpos de víctimas de la dictadura de la misma forma, especialmente en un contexto de conmemoración de 40 años del golpe.

Por lo anterior, Londres 38 espacio de memorias exigió públicamente que Carabineros entregara explicaciones por esta acción, y restituyera la obra por completo. A estas exigencias se sumaron las municipalidades de Santiago y Providencia, así como el Teatro el Puente. No obstante, Carabineros guardó silencio y el gobierno de entonces afirmó que correspondía al municipio dar aviso a la policía de cualquier intervención, cuestión que fue también desmentida por las alcaldesas que autorizaron esta iniciativa.

Las acciones legales

En tanto, con el apoyo del Instituto Nacional de Derechos Humanos, Londres 38 presentó un recurso de protección a la Corte de Apelaciones de Santiago, invocando la vulneración manifiesta al derecho de libertad de expresión, recurso que fue rechazado por el tribunal alegando que excedía las materias de un recurso cautelar. Ante esta respuesta de la Corte, Londres 38 presentó una solicitud de reposición del recurso que también resultó rechazada por la Corte, lo que agotó rápidamente cualquier otra acción legal a la cual recurrir para proteger y resguardar el derecho a la libertad de expresión.

Con la convicción de que no es aceptable que en un país democrático los funcionarios de Estado puedan coartar arbitrariamente la libertad de expresión, y menos aún que no existan los recursos institucionales para proteger este derecho, Londres 38 presentó el martes 24 de marzo una denuncia ante el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas contra el Estado de Chile, por la violación del Derecho a la Libertad de Expresión, puesto que los contenidos de la obra no sólo eran relevantes para Londres 38, sino también para la comunidad, que tiene derecho a conocer y acceder a estos contenidos de interés público, sin interferencias arbitrarias. La acción judicial internacional es llevada por los abogados Branislav Marilic y Ciro Colombara.

En tanto, también se consideró vulnerado el Derecho a la Verdad, ya que la destrucción de la obra impidió o dificultó la realización de acciones de incidencia para avanzar en la búsqueda de más verdad y justicia.

Por último, se vulneró también el Derecho a un Recurso Efectivo, ya que al denunciar la remoción y destrucción de la obra "Puentes de la Memoria" ante los tribunales de justicia, este fue desechado sin mayor argumentación ni decisión sobre el fondo, tornándose un recurso inefectivo.

Para Londres 38, más allá de los efectos inmediatos de esta acción, el objetivo de la denuncia es que el Estado de Chile entregue explicaciones y asuma su responsabilidad por estos hechos, a la vez que se adopten las medidas que permitan fortalecer el sistema jurídico para la protección de la libertad de expresión y el derecho a la verdad; así como que se establezcan criterios claros y públicos sobre las atribuciones que tiene la policía u otras instituciones estatales ante este tipo de intervenciones en el espacio público.