Actividades

En Londres 38: Jóvenes debaten sobre sus luchas

Más de 60 personas participaron en el foro-debate "Memorias, jóvenes y luchas sociales actuales", realizado en Londres 38, espacio de memorias, el pasado 29 de marzo, fecha en que se conmemora el "Día del joven combatiente".

Publicado el 01 de abril de 2011

imagen recurso_1.jpgLa conversación, en la que participaron jóvenes mayoritariamente, fue introducida por Camila Vallejo, presidenta de la FECH; Ignacio Pérez, dirigente de los estudiantes de UAHC; Fernando Cacho, integrante de la Comisión Ética contra la Tortura (CECT), y Juan Ayala, músico y vocalista de la banda JuanaFé. Junto al foro-debate fue inaugurada una muestra fotográfica sobre el protagonismo de jóvenes en luchas sociales recientes, que incluye trabajos de fotoperiodismo de Leandro Chávez, Roberto Candia, Marcos Guiñez y Víctor Ruiz.

Juan Ayala relató la experiencia de su banda -originaria de la comuna de Conchalí- en la construcción de espacios de autonomía para el desarrollo de su proyecto político y cultural, así como la continuidad que existe entre las manifestaciones de cultura popular fundadas por Violeta Parra y Víctor Jara, y las expresiones, contenidos y discursos de los músicos de hoy que abrazan la lucha de los movimientos sociales. Por lo mismo, dijo el músico, los activistas político culturales de hoy no sólo buscan un vínculo con los movimientos sociales y sus luchas, sino también procuran trabajar en redes con ellos.

El vocalista de JuanaFé destacó que las militancias de los jóvenes de hoy no se limitan sólo a las formaciones políticas, sino que también hay militancias en los sindicatos, los espacios poblacionales y en el mundo de la cultura.

Camila Vallejo, en tanto, hizo un recorrido histórico de las luchas universitarias desde la década de los 60, cuando el movimiento estudiantil consiguió conquistas como la autonomía universitaria y la participación estamental en la conducción de los planteles de educación superior, pasó por la resistencia en los 80 a las autoridades designadas por la dictadura y las movilizaciones por abrir espacios democráticos de libertad en las universidades, para luego destacar las luchas estudiantiles durante los últimos 20 años para evitar la continuidad de los procesos privatizadores de las universidades. "Se agudiza, a través de distintos mecanismos, la privatización de la educación superior", denunció.

También destacó los desafíos de las nuevas generaciones para organizar la rebeldía de los jóvenes, en un escenario donde se estimula la apatía, la competencia por "el éxito" y la carencia de proyectos políticos propositivos. La dirigente estudiantil puso énfasis en la necesidad de buscar la unidad a partir de objetivos compartidos entre los jóvenes para desde allí confluir con otros sectores sociales. "La fuerza está en la capacidad propositiva, consensuar objetivos y construir mayorías", destacó.

Ignacio Pérez, de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, puso el acento en la necesidad de conseguir una mayor organización, particularmente entre los jóvenes más golpeados por el neoliberalismo, aquellos que deben financiar sus estudios mediante trabajos precarios, mal pagados y en áreas de altas rentabilidades, como las grandes cadenas de supermercados, corporaciones de comida rápida y otros, que incluso prohíben la organización sindical.

Fernando Cacho, integrante de la CECT, hizo un breve relato sobre la historia de la organización en la década de los 90, la amplitud de su convocatoria y el trabajo que realizó para que la tortura y la prisión política fueran reconocidas por el Estado como violaciones a los derechos humanos, como finalmente se hizo con la Comisión Valech. Cacho, sin embargo, enfatizó que los atropellos a los derechos de las personas han continuado en democracia, con el asesinato de al menos cinco jóvenes, la desaparición de otro, la aplicación de torturas y tratos degradantes por parte de agentes del Estado, además de la práctica cotidiana de violencia policial contra jóvenes, en las poblaciones y particularmente contra los mapuche que luchan por la recuperación de sus territorios.

Entre los asistentes al foro-debate estaba el padre de la militante del MIR Paulina Aguirre Tobar, asesinada por la CNI el mismo día en que fueron asesinados en Villa Francia los hermanos Vergara.

Los jóvenes que participaron animadamente en el debate destacaron las dificultades que encuentran hoy los movimientos sociales para articularse, principalmente por la falta de unidad derivada de proyectos políticos que todavía no alcanzan su desarrollo. También apuntaron a la tendencia de las distintas formaciones de izquierda a imponer sus políticas a los movimientos sociales, así como la lucha de éstos por conseguir mayores grados de independencia y autonomía en sus distintas luchas, sean estudiantiles, poblacionales, por el medioambiente o contra las grandes corporaciones.

Los y las jóvenes identificaron a las grandes empresas, los grupos económicos, el sistema de medios de comunicación y las transnacionales como los principales factores de dominación, que la ejercen a través del Estado, el consumo, el endeudamiento y el trabajo sistemático por fragmentar a los movimientos sociales. Quienes intervinieron en el debate también destacaron los distintos ámbitos en que desarrollan sus luchas, como la organización zonal de los estudiantes secundarios, las movilizaciones locales en las comunas por logros que mejoren la calidad de vida de los pobladores o la movilización de los universitarios por defender la educación pública.

Asimismo, los activistas juveniles esbozaron las distintas estrategias a las que recurren para marcar avances en sus luchas, desde la movilización callejera a la búsqueda de mayor protagonismo en las juntas de vecinos para desde allí conseguir recursos para sus localidades.

Una parte del debate también giró en torno a la legitimidad y sentido de las militancias, y los compromisos de los jóvenes con las luchas que apuntan a la transformación de la sociedad. "Hay esperanzas, a lo largo de todo Chile hay grupos, colectivos, gente, movimientos y otras formas de organización que resisten al sistema y que buscan un proyecto para los cambios en la sociedad", remató Juan Ayala.