Noticias

Carta de Casa de Piedra de La Serena, ad portas de convertirse en Monumento Nacional

El ex centro de tortura y exterminio de la Región de Coquimbo ha sido recuperado por sobrevivientes y familiares de las víctimas. Compartimos la carta que han enviado sus representantes.

Publicado el 29 de diciembre de 2017
imagen foto_portada.jpg

Estimadas compañeras y compañeros integrantes de la Mesa de Derechos Humanos de La Región de Coquimbo, y miembros de las organizaciones de Derechos Humanos de vuestras organizaciones.

Hace unos días, en representación de las organizaciones que integran la Mesa Regional de Derechos Humanos, incluyendo la nuestra -Corporación La Serena Dieciséis de Octubre-, defendimos ante el Consejo de Monumentos Nacionales la postulación de Casa de Piedra, cuartel de la CNI de La Serena -lugar donde se cometieron innumerables atropellos a los DDHH- fuera declarada "Monumento Nacional en categoría de Monumento Histórico", y lo conseguimos.

Fue una tarea ardua que tras casi ocho meses en que desarrollamos un fuerte trabajo, se ha coronado con la satisfacción de este nombramiento. Es más, el Consejo aprobó la petición en forma unánime y, al entenderse que la mayoría de los tormentos que los esbirros de la dictadura infligían a sus prisioneros eran realizados en la arboleda posterior al inmueble, los propios integrantes del Consejo acordaron extender los límites de la zona declarada Monumento Nacional hasta el fondo del sitio, esto es, hasta el barranco que da al Parque Coll.

No podemos estar más felices, siendo éste un momento de alegría y esperanza para la memoria histórica de nuestro norte chico. Sin embargo la tarea no ha concluido. Falta que el Consejo de Monumentos Nacionales emita un decreto confirmando la decisión del grupo de personalidades de la cultura ante los cuales esta opción fue defendida con el éxito descrito. Tras esto, el decreto debe ir al Ministerio de Educación para ser firmado por la ministra, acto que hará legal la designación de Monumento Histórico para Casa de Piedra. Mientras tanto sólo hay una decisión conocida pero no consolidada.

Este es entonces un momento de alegría pero también preocupante si recordamos que en circunstancias parecidas, un día antes que el Ministro de Educación de la época firmara el decreto que nombraba Monumento Nacional a la casa de torturas y asesinatos de calle José Domingo Cañas de Ñuñoa, ésta fue demolida por sus dueños. El presente llamado es entonces a golpear puertas y realizar creativamente todas las diligencias que puedan facilitar el que la producción y posterior firma de este decreto se realice de la manera más pronta posible, tomando en cuenta que además no falta mucho para que haya un nuevo ministro en educación, quien podría perfectamente demorar la firma del decreto de manera indefinida y aún infinita. Hacemos notar, que al estar ad portas de un nuevo gobierno que lo más probable es que implemente políticas de Derechos Humanos que no nos favorezcan, buscamos también toda la colaboración creativa que ustedes puedan aportar para conseguir que Casa de Piedra que pertenece al Estado de Chile, sea devuelta a éste por parte del Ejército, lo antes posible.

Los invitamos entonces a canalizar y compartir vuestras ideas para actuar sólidamente y en equipo. En orden a aunar criterios estamos adjuntando el documento que resume la investigación con que se respaldó la petición al Consejo de Monumentos Nacionales.

Esta carta se hace extensiva también a los integrantes de otros sitios de memoria y organizaciones de Derechos Humanos que podrían colaborar con ideas en esta causa, lo que agradeceremos.

Fraternalmente,

Martín Faunes Amigo

Presidente, CORPORACIÓN LA SERENA DIECISÉIS DE OCTUBRE

memorias, dictadura, represión, DINA, La Serena, Casa Piedra, Coquimbo, carta, Consejo de Monumentos Nacionales, Monumento Nacional, sitio de memoria, Ministerio de Educación, sobrevivientes, víctimas, derechos humanos
memorias, dictadura, represión, DINA, La Serena, Casa Piedra, Coquimbo, carta, Consejo de Monumentos Nacionales, Monumento Nacional, sitio de memoria, Ministerio de Educación, sobrevivientes, víctimas, derechos humanos